Our customer support team is here to answer your questions. Ask us anything!

Hi, how can I help?

Muere Liliane Bettencourt, heredera del imperio de L’Oréal | Marketing Directo


Liliane Bettencourt ha muerto a los 94 años de edad. La que fuera heredera del imperio cosmético de L’Oréal que hubiera cumplido 95 años el próximo 21 de octubre, vivía retirada de la vida pública desde hace ya algún tiempo como consecuencia de la demencia y el alzhéimer que padecía. Unas enfermedades que la obligaron a estar bajo tutela familia en contra de su voluntad.

Bettencourt, huérfana de madre de los cinco años comenzó a trabajar a los 14 en la empresa que su padre, Eugène Schueller, había fundado: L’Oréal. Tras la muerte de este en 1957 se convirtió en la heredera de una de las mayores empresas globales del sector de la cosmética.

A pesar de que nunca quiso dirigir la empresa nadie duda de que fue una de las voces con mayor autoridad en la toma de decisiones hasta que finalmente se retiró en 2012. Su trayectoria le valió para convertirse en la mujer más rica del mundo.

Desde el momento en el que comenzó su enfermedad sus familiares y amigos comenzaron una batalla judicial para disputarse su suculenta herencia. De acuerdo a los datos ofrecidos por la revista Forbes, Liliane Bettencourt ocupaba la decimocuarta posición de la lista de personas más ricas del mundo con una fortuna de 39.500 millones de dólares.

“Liliane Bettencourt murió esta noche en su domicilio. Hubiera cumplido 95 años el 21 de octubre. Mi madre se fue en paz”. Con estas palabras hacía pública la muerte su hija Françoise Bettencourt-Meyers a través de un comunicado.

Su hija, de la que llevaba distancia algunos años fue precisamente una de las protagonistas de la vergonzosa batalla judicial por la herencia que acabó aireando públicamente la vida de Liliane Bettencourt.

La hija acusó directamente a François-Marie Banier, amigo de la fallecida, de haberse enriquecido a su costa y de forma abusiva durante años llegando a conseguir más de 1.000 millones de euros. Unas acusaciones que se tradujeron en años de escándalos que se dieron cita en los tribunales galos.

Tal y como recuerdan desde el diario El País este fue finalmente condenado en 2015 por un tribunal de Burdeos a tres años de cárcel. Una condena que acabó reduciéndose a dos años y cinco meses y una multa de 350.000 euros. Cantidad a la que se suma la indemnización a Françoise Bettencourt-Meyers por valor de 158 millones de euros.

Ante el empeoramiento de la salud de Liliane Bettencourt el pasado mes de mayo la hija y el amigo íntimo firmaron un acuerdo con el que ponían fin a sus diferencias. Este se hizo público hace tan solo unas semanas: Barnier renunciaba a su acusación y Bettencourt-Meyers se mostró conforme con la citada rebaja de la condena.

“Todos admirábamos profundamente a Liliane Bettencourt quien veló siempre por L’Oréal, la empresa y sus colaboradores, y que estaba muy comprometida con su éxito y su desarrollo”, declaraba a través de un comunicado Jean-Paul Agon, actual presidente de la compañía en quien la familia tiene puesta toda su confianza.

Te recomendamos

En otras webs

Comments 0

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Solve : *
8 − 6 =


log in

reset password

Back to
log in